Cuidados de la piel en primavera

 

En primavera las pieles sensibles son más vulnerables. El aumento de temperaturas, el descenso de la humedad y la mayor exposición a los rayos solares suelen conllevar un aumento de la sensibilidad cutánea que puede traducirse en sequedad, descamación, eccemas… Por si fuera poco, los alérgenos ambientales como el polen, pueden desencadenar una respuesta inmunitaria y además de producir síntomas en la nariz, ojos o bronquios, pueden generar urticaria, erupciones, picores y rojeces.

«La primavera altera nuestra piel, causando generalmente tirantez, picazón o enrojecimiento. En nuestro tratamiento diario debemos incluir ingredientes suaves y calmantes con la piel, como el Bisabolol o el Aloe Vera», explica Natalia. Porque hay formas naturales de adaptarse a este cambio estacional sin poner en riesgo la piel. Maminat, su marca, ofrece una cosmética eficaz procedente de ingredientes mediterráneos de origen natural. «El Bisabolol es un extracto vegetal muy utilizado en cosmética por sus propiedades regenerativas. Se obtiene del aceite esencial de la flor de manzanilla y su activo es un gran calmante para pieles sensibles e irritadas y un gran agente cicatrizante de la piel”, señala la experta en dermocosmética. «El Aloe Vera tiene propiedades anti-inflamatorias y anti-alérgicas. Es uno de los vegetales con mayor cantidad de propiedades y es muy bien tolerado por las pieles más sensibles, perfecto para personas que sufren distintos problemas dermatológicos como dermatitis, psoriasis o quemaduras solares».

Maminat cuenta con un protector solar facial y corporal que contiene ambos ingredientes. «Incluye solamente elementos naturales que promueven y estimulan las funciones naturales de la piel», subraya Natalia. «Además tiene filtros físicos que no penetran en el organismo y protegen igualmente de los efectos nocivos del sol y no deja la piel blanca porque dispone de pigmentos vegetales y minerales». La profesional recomienda usar SPF hasta en invierno, pero en primavera debemos extremar todavía más el cuidado de nuestra piel y hacer uso constante del protector solar.

Otro consejo fundamental para prevenir los efectos de la alergia primaveral en el cutis: cuidar la barrera protectora natural de la piel con una buena hidratación. “Mantener la tez del rostro bien hidratada con los productos adecuados nos ayudará a reducir las reacciones inflamatorias que provocan los alérgenos”. En este sentido, el uso de serums hidratantes puede ser una gran ayuda para mantener el nivel de nutrición y protección de la piel, pues actúan a un nivel más profundo en las capas de la dermis.

«Los aceites vegetales extraen lo mejor de la naturaleza y, por sus magníficas propiedades, aportan grandes beneficios en el tratamiento de la piel», apunta Olmo. «El aceite de lino, por ejemplo, sirve para tratar irritaciones de la piel debido a su alto contenido en ácidos grasos esenciales. O la rosa mosqueta, que resulta excelente para prevenir arrugas y tiene virtudes cicatrizantes».

Los dos aceites están presentes en el serum regenerador de Maminat. «Su fórmula incluye ácido hialurónico vegano, por lo que es un sérum antiarrugas que penetra profundamente en la piel. En su composición hemos combinado distintos aceites vegetales, como lino, rosa mosqueta y pepita de uva, y hemos trabajado con algunas de las plantas que nos encantan, como azahar y lavanda. El resultado es un producto que proporciona a la piel todo lo necesario para regenerarse».

 

Protector solar facial y corporal

1

2

 

Mascarilla facial antioxidante

4

 

Loción after shave

3

 

Author: admin

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *